Make your own free website on Tripod.com

Catequesis al día

"SOIS LA LUZ DEL MUNDO"

  

Este es el título que los Obispos venezolanos le han colocado a su mensaje realizado el 11 de enero de este año, en el cual hacen un análisis objetivo sobre la realidad nacional y eclesial. En este documento se nos recuerdan esas palabras pronunciadas por Cristo: “Ustedes son la luz del mundo” (Mt 5, 14) y “ustedes son la sal de la tierra”  (Mt 5, 13).

             Realmente somos esa sal y esa luz, tenemos, como compromiso de bautismo, la misión de vivir el mandamiento del amor, “amaos los unos a los otros como yo los he amado”; pero, ¿cómo podemos vivir esta utopía del amor en la situación actual? ¿Será que la sal de la tierra se ha vuelto sosa? A este respecto decía Mahatma Gandhi una frase que, tanto en su tiempo como hoy, es muy válida: “¡Qué distinto sería el mundo si, los cristianos vivieran lo que predican!”. Y en este sentido es la llamada que nos hacen nuestros pastores, porque, refiriéndose a la crisis moral “su efecto es evidente en los niños abandonados y en los menores llevados al crimen, en familias resquebrajadas, en la criminalidad creciente, en el desfalco continuado a la nación, en la mala administración de la justicia, en la desesperanza de los jóvenes, en la pobreza crítica de muchos habitantes de un país extraordinariamente rico” .

             Frente a este panorama dcsesperanzador, tiene que existir la llama de la fe, de la esperanza, del amor, porque como seres humanos que somos, y más aún como cristianos, no podemos permitimos el lujo de cruzar los brazos y actuar como si aquí no ha pasado nada.

             Personalmente creo que es posible crear una sociedad justa y fraterna, pero es un proceso largo y de mucha paciencia; un proceso de educación coherente y constante, educación con palabras, pero más importante es la que se transmite con el ejemplo. Sobre este aspecto nos dicen nuestros obispos:

«En la “visita ad limina" realizada por los obispos venezolanos en 1989, el Santo Padre Juan Pablo II hizo referencia al “preocupante hecho de que un elevado porcentaje de la población escolar no recibe instrucción ni atención religiosa”. Pues bien: una tarea que exigirá dedicación prioritaria de todos los agentes de pastoral y de todos los movimientos apostólicos es la catequesis escolar y parroquial, y la atención pastoral de la juventud en general.

Es preciso aprovechar la posibilidad de impartir dos horas de educación en la fe en las escuelas ofíciales, conforme lo establecido por el Art. 50 de la Ley Orgánica de Educación, y abrir también nuevos caminos de presencia en la educación oficial y particular. Con renovado esfuerzo y buena planificación, y mediante la participación de muchos colaboradores laicos podremos lograrlo. Hacemos especialmente un llamado a los maestros católicos de la educación oficial y privada para que asuman ellos mismos la enseñanza de su fe, el anuncio de Jesucristo y de su camino de vida a los niños y jóvenes que le están confiados.

La formación en una fe viva y exigente, pero también fuente de inspiración moral y de alegría, será una eficaz respuesta al deterioro de la sociedad y a la carencia de iniciación moral en la familia; a la necesidad de cultivar el sentido trascendente y cristiano de la vida, a la proliferación de sectas y grupos sincretistas y esotéricos.

A los jóvenes, que anhelan una patria nueva y un futuro mejor, los animamos a creer con firmeza en Dios; Padre bondadoso revelado en Jesucristo. Ustedes, con una vida cristiana coherente y dinámica, deben ser los primeros agentes de cambio de Venezuela».

            El reto esta planteado y el llamado está hecho. ¿Sabías que en nuestra parroquia existen ocho colegios de educación secundaria, sin contar los parasistemas, y sólo en dos de ellos se imparten clases de formación y orientación religiosa?

             Si lo deseas, tú puedes ser catequista. Infórmate en la casa parroquial.

                     Néstor Briceño Lugo

15 de febrero de 1991

Publicado en “Iglesia y Vida”, marzo de 1991, .